Ad Bottom
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20

Calendario de Eventos

« December 2018 »
Mon Tue Wed Thu Fri Sat Sun
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            

DOSIER DE PRENSA: Programa Víctor Barrio:

“Siempre he pensado que la tauromaquia no hay que defenderla, puesto que tiene argumentos más que suficientes para defenderse por sí sola, pero sí es necesario explicarla y darla a conocer”. Palabras literales de Víctor Barrio, recogidas de las notas de su teléfono móvil bajo el título ‘Video’.

Y es que Víctor Barrio, además de ser un torero de valor, arte, templanza y mucho gusto, era un apasionado de su profesión, la tauromaquia. La amó desde niño, incluso sin pertenecer directamente a ella. Por eso, cuando tomó la decisión de dedicarse profesionalmente al mundo del toro y se dio cuenta de la falta de conocimiento que había, especialmente entre los niños, de lo que era su pasión, no dejó de darle vueltas a la cabeza y de organizar actividades para acercar los toros a los más pequeños. Organizó partidos de fútbol para, con lo recaudado, ayudar a los Reyes Magos de Sepúlveda a regalar capotes a todos los niños de la localidad; organizó jornadas de toreo de salón con carretones y otros profesionales taurinos por toda la provincia de Segovia y buena parte de España; fabricó muletas infantiles para sortearlas entre los niños… Y eso era solo el principio. Siempre hablaba de las mil ideas que tenía para que los niños se acercasen, conociesen y se enamorasen de la tauromaquia como a él le había ocurrido. Y cuando se cansaba de hablar, lo plasmaba por escrito. Claro, era un torero del siglo XXI, y aunque la familia conserva algunos papeles con ideas de este tipo, la mayoría están guardadas en su teléfono móvil.

Editar un video explicativo de la tauromaquia, desde el nacimiento del becerro, pasando por su cría, la vida en la dehesa, los tentaderos, qué es una cuadra de picar, por qué se realiza la suerte de varas y la de banderillas, cómo se hace, los gastos y problemas que supone la crianza del toro bravo y, sobre todo, cómo la gente del toro ama a los animales y a la naturaleza, era una de las iniciativas que aparecen en sus apuntes.

También la realización de un tentadero público para acercar la tauromaquia a todos los públicos, con maestros de la tauromaquia y con la participación de los aficionados prácticos más aventajados de la asociaciones de aficionados prácticos. Un tentadero explicado en directo y con todo lujo de detalles por la megafonía de la plaza y con los comentarios de los propios diestros. Todo ello, conjugado con más actividades para atraer a los más jóvenes: música en directo, encierro infantil, suelta de vaquillas, sorteos, exposiciones…

Son solo algunos ejemplos, hay muchos más. Por eso, aquellos que mejor le conocían, su familia y sus amigos, decidieron, el mismo 9 de julio de 2016, que todo el trabajo que Víctor había realizado hasta ese momento para enseñar y promocionar la tauromaquia y que, incluso, otros toreros habían copiado, no podía caer en saco roto.

Así nació la idea de crear una fundación con el nombre de Víctor Barrio cuyo objetivo fuese la promoción y la enseñanza de la tauromaquia, especialmente entre los niños. Pero los trámites administrativos, económicos… hacían que esa primera idea se hiciese difícilmente realizable. Fue entonces cuando la Fundación del Toro de Lidia (FTL), cuyo fin es fomentar, conservar, mejorar, defender, promover, divulgar el toro de lidia y la tauromaquia, como cultura y disciplina artística, en todos los ámbitos, aspecto material e inmaterial y sectores, facilitando y velando por el derecho de todos a su conocimiento acceso y libre ejercicio en todas sus manifestaciones, ofreció al entorno del torero segoviano su estructura organizativa y sus medios humanos para poder hacer realidad el ‘Programa Víctor Barrio’, una línea de trabajo que irá de la mano con un objetivo común: enseñar a la sociedad del siglo XXI qué es la tauromaquia para poder disfrutar de ella con libertad.

LOS ‘DONANTES’

Gracias al paraguas de la FTL, el ‘Programa Víctor Barrio’ tenía la estructura necesaria para poder comenzar a organizar actividades y cumplir su objetivo. Pero sin dinero, poco se podía hacer. Lo bueno es que no se partía de cero.

En julio de 2016, el maestro Enrique Ponce fue el primero que anunció que donaría los honorarios de su actuación en la feria de Cantalejo (Segovia) a la familia de Víctor Barrio para lo que ellos estimasen más adecuado. A su iniciativa se sumó, en el mismo festejo celebrado en agosto, el torero David Mora. A finales del verano sería Alberto López Simón, torero y amigo de Barrio, quien donaría sus honorarios de la corrida de toros que toreó en Colmenar Viejo (Madrid). A finales de 2016 fue la Asociación Toro Mundial de Guadalajara quien contactó con la familia para ofrecer los beneficios de su Gala anual al Programa que estaba en ciernes.

Para quienes encabezan este proyecto, tanto la FTL como estos ‘donantes’ son parte esencial y primigenia del Programa. Sin ellos, este sueño no se habría cumplido y el legado de Víctor Barrio no hubiese continuado.

EL ‘PROGRAMA VÍCTOR BARRIO’

“La Tauromaquia, más que defenderla, hay que enseñarla”. Con esta cita de Víctor Barrio presentamos un programa de actividades que pretende promocionar y enseñar la fiesta entre los más pequeños.

En este momento en el que la sociedad está tan alejada de la tauromaquia es cuando el sector ha de dejar de creer que “la Fiesta se defiende sola” y actuar acercándola a quienes no la conocen.

Asimismo, tenemos que ser conscientes de que vivimos en una sociedad que constantemente emite mensajes antitaurinos de forma que, desde el desconocimiento, hay quien acaba atribuyendo al sector del toro adjetivos y características que no pertenecen a la tauromaquia. El mundo del toro posee una serie de valores muy útiles para la sociedad y una riqueza cultural que no deben perderse.

Una vía para empezar a mostrarlos es crear una línea de trabajo que acerque la tauromaquia a los niños. Y, lógicamente, el nombre que aglutinará toda esta línea de trabajo no puede ser otro que el de ‘Víctor Barrio’.

Porque Víctor Barrio sentía que enseñar a los niños era el camino. Por eso, como ya hemos comentado, guardaba en sus notas apuntes sobre talleres y actividades que se podían realizar para acercar la tauromaquia a los niños.
Muchas de aquellas notas se pondrán ahora en marcha dentro de la línea de trabajo que va a llevar su nombre.

Raquel Sanz, su mujer, será la directora-coordinadora de la línea de trabajo ‘Víctor Barrio’, recogiendo el testigo que dejó el torero y promoviendo su legado en la labor divulgativa. Pero en este camino no estará sola, ya que cuenta con el apoyo, estímulo y ayuda de la familia del torero, especialmente la de sus padres y su hermana, la de la suya propia, sus amigos y la Asociación Cultural Taurina ‘Amigos de Víctor Barrio’.

Raquel o, en su defecto, sus colaboradores, será la persona encargada de aprobar todas las actividades que se realicen bajo el paraguas del ‘Programa Víctor Barrio’.

Proyectos iniciales

El Programa Víctor Barrio comenzará con dos proyectos de arranque:

1. Aprendiz de torero
Consistirá en un tour itinerante que enseñará qué es el toreo entre los más pequeños durante la mañana de un día de festejo.

Desde el juego y la diversión, al amparo de un programa reconocible, acercaremos a los niños la tauromaquia.

No pretendemos que sea sólo una actividad, buscamos un ‘circuito’ con una misión, un proceso de aprendizaje para diferentes edades que consiga dos cosas: crear afición y ser novedoso y reconocible, novedoso para que sea noticiable y reconocible para crear una marca y un patrón a seguir por el resto de plazas y empresarios.

2. Vuelta a la escuela

En los últimos tiempos se viene percibiendo una creciente dificultad para realizar acciones relacionadas con los toros en centros escolares. Lograr la autorización en muchos centros es una tarea ardua y complicada.

El programa ‘Vuelta a la escuela’ será una manera sencilla y eficaz de normalizar la presencia de los toros en las escuelas, un proyecto ambicioso y de ámbito nacional.

Serán los propios profesionales del toro los que coordinen con la escuela en la que ellos estudiaron la realización de una jornada educativa alrededor del toro bravo.

Emplazamiento de las actividades

Los juegos de tauromaquia dirigidos a los niños tendrán lugar en la plaza de toros de la localidad donde se celebrará el festejo por la tarde.

Quizá una persona no vaya a ver una corrida de toros, pero entrar a una plaza de toros por otra actividad hace que se derriben muros y falsos mitos e incremente su curiosidad. No es lo mismo tener una imagen sobre qué es una corrida, que estar en el ruedo, ver los chiqueros y ser consciente de que no es tan grande, entre otros impactos que pueda tener un niño.

Colaboradores

Para realizar esta actividad es conveniente tener tres socios o colaboradores:

  • La Escuela de Tauromaquia de la localidad (o de la zona). Los alumnos de la Escuela serán los encargados de torear con los niños y de llevar los trastos para enseñarles, apareciendo ante los niños como inmejorables maestros.
  • El empresario de la plaza a la que acudamos. El gerente de la plaza, si puede ser, cederá un palco para el festejo de la tarde para destinarlo a niños a partir de nueve años.
  • Peñas y asociaciones taurinas de la zona.

Actividades

Plaza de Toros hinchable

Durante la mañana del festejo contaremos con la plaza de toros hinchable de Happycionado: una plaza de toros hinchable con un toro y picadores para que los niños jueguen y salten. Se trata de aportar diversión en su primer contacto con el mundo del toro.

‘Curso de Aficionados Taurinos Prácticos Infantil Víctor Barrio’

Durante la mañana del festejo tendrá lugar el ‘Curso de Aficionados Taurinos Prácticos Infantil Víctor Barrio’, en la plaza de toros de la localidad. El objetivo es generar admiración ante la figura de un torero y predisponer a los niños a que quieran conocer la tauromaquia

Esta jornada para acercar la tauromaquia a los más pequeños consta de cuatro actividades:

1. ¿Qué es ser torero?

Con esta actividad, que durará unas dos horas, los niños aprenderán qué es ser torero. Un guiñol creado por un dramaturgo enseñará qué le lleva al torero a amar al toro bravo y a dar su vida por el arte de la tauromaquia.

Para responder a esas preguntas, contaremos con unos guiñoles que narren a los niños qué le lleva a un chico/a a ser torero, cómo se entrena para ello, cómo ve al toro y qué siente en el ruedo.

El guión será escrito por un dramaturgo de renombre. Esto nos ayudará a captar la atención de otros medios de comunicación y de un sector que, a priori, parece desvinculado de la tauromaquia.

En las plazas que se pudiese, se podría complementar el teatro de títeres con la visita de un torero a contarles qué siente y qué le llevó de niño a ser torero.

Sé torero: teoría

Reflejado el sentimiento de admiración hacia la figura del torero, los participantes pasarán al taller teórico. Según su edad, pintarán, harán banderillas o muletas. Esto conseguirá que se familiaricen con los nombres de los toreros y con los trastos de torear.

Esta actividad, diferenciada en tres franjas de edad, va destinada a que los más pequeños se familiaricen con los nombres de los toreros y con los trastos de torear.

En ella, los asistentes harán caretas de toreros, sus propias banderillas y sus muletas. Después del ‘Curso de aficionados prácticos’, podrán seguir jugando al toro en sus casas.

Para ello han de conocer, por un lado, a quienes van a admirar y, por otro, con qué “trabajan” para luego ponerlo en práctica.

Además, con este taller, logramos que se lleven a su casa un recuerdo, algo que favorecerá la afición y la memorabilidad del acto.

Teniendo en cuenta las diferentes edades, este taller constará de tres partes:

Los más pequeños (3 a 5 años)

Los niños de menor edad que acudan a las actividades tendrán la oportunidad de pintar sus propias caretas de los toreros que irán a la plaza durante esa feria o esa tarde.

Para que todo guarde la imagen de marca, tienen que ser reconocibles. El diseño de la careta del torero ha de ser coherente con la elegida para la línea de trabajo ‘Víctor Barrio’.

En el momento de acabar la actividad y ponerse su careta, serán su torero para empezar a jugar.

Los de mediana edad (6 a 9 años)

De seis a nueve años ya no quieren pintar aunque estarán junto a los que pintan a toreros y recitan sus nombres.

Para los niños de esta edad se realizará un sencillo taller de banderillas.

Cada niño elegirá los colores con los que quiere hacer su par y tendrá para ello dos varillas de madera, papel pinocho, cola, tijeras y cinta adhesiva. La FTL proveerá al organizador de todos los materiales necesarios.

Al terminar el taller, estos niños serán los banderilleros para la siguiente actividad.

Además, podrán llevarse a casa sus banderillas para seguir jugando.

Niños de 10 a 13 años

Los más mayores serán los toreros de la mañana.

Con tela roja, tijeras y cinta a doble cara, serán los que se confeccionen su muleta junto a un palo de madera o estaquillador.

Sé torero: práctica

Finalizada la parte teórica, los niños jugarán al toro bajo las explicaciones de los chicos de la Escuela de Tauromaquia de la localidad.

Los participantes, tras conocer qué es ser torero, aprender los nombres de los toreros y crear sus propios trastos de torear, pondrán en práctica lo aprendido jugando al toro con los alumnos de la Escuela de Tauromaquia de la localidad (en el caso de que hubiera).

Llega el momento de poner en práctica lo aprendido. Ahora, los niños van a sentir lo mismo que un torero y van a jugar al toro con lo que han hecho en el taller anterior.

Se harán dos grupos para esta actividad.

  • Los más pequeños serán los recortadores y jugarán a ser “perseguidos” por los carretones de los chicos de la escuela.
  • A la vez que los carretones entran al ruedo, los alumnos de la Escuela harán lo propio con sus capotes y muletas para enseñar al resto de niños las distintas suertes del toreo.

Los chicos de la Escuela practicarán los lances y quites que más se suelen ver para que los participantes los reconozcan luego al verlos en la corrida de toros.

Entrega de diplomas
Terminado el taller, se premiará el esfuerzo de los asistentes entregándoles un diploma.

El ‘Programa Víctor Barrio’ premiará el esfuerzo de los asistentes mediante una entrega de diplomas que certifiquen que el participante ha realizado el ‘Curso de aficionados prácticos infantil, Víctor Barrio’.

(c) ¿Cómo vamos lo vamos a conseguir?

A todos nos gusta llevarnos algo a casa que avale nuestro triunfo. A los toreros orejas y a nuestros niños un diploma que les acredite como ‘Aficionados prácticos infantiles’.

El credencial será entregado a todos los participantes que hayan completado el taller.

Actividad 3: Actividades para los niños que vayan a los toros

(a) Descripción

Los niños que acudan a la plaza tendrán pinturas para entretenerse durante la corrida.

Además, crearemos el ‘Palco infantil Víctor Barrio’. En él, tres profesionales del sector explicarán la corrida a ocho niños acompañados por cuatro adultos. Estos niños habrán conseguido la entrada tras un sorteo que se llevará a cabo por la mañana tras finalizar el “Curso de aficionados prácticos infantiles” entre todos los participantes.

(b) Objetivo:

Crear afición

Enseñar los entresijos de la tauromaquia desde una corrida de toros

(c) ¿Cómo vamos lo vamos a conseguir?

Para los niños que entran en la plaza proponemos dos actividades:

Que la Fundación entregue a todos los niños y niñas que entren en la plaza un dibujo para pintar, coherente con nuestra imagen

Esta actividad es para niños entre tres y ocho años.

A los niños les cuesta mantener la atención durante los seis toros. De este modo, tienen pinturas y juegos patrocinados por nosotros para entretenerse y seguir aprendiendo de tauromaquia.

Además, una cara de la hoja estará destinada a que los niños puedan escribir qué les ha parecido la tarde y, si nos envía la redacción o un dibujo a la Fundación, entrará en un sorteo.

ii. Palco infantil

Se trata de acudir a un palco para niños. En él, un presidente de Plaza, un veterinario y un banderillero o aficionado, explicarán a los niños (mayores de 9 años) qué están viendo.

En un palco suelen caber 15 personas. Si contamos tres localidades para profesionales y que un adulto acompañará a dos niños, son ocho los niños que irían a los toros a aprender gracias a nosotros.

Antes de la corrida, los tres profesionales que la va a ver con los niños irían a enseñarles los toros a los corrales, dónde se desuellan, les explicarían la plaza y luego merendarían.

(d) Recursos materiales y humanos

Para entretener a los niños sólo necesitaríamos que la gente de la plaza que está en las puertas, entregase a los menores su hoja para pintar y tres colores (como el paquete que da Vips).

Para el palco infantil, tendríamos que intentar que el empresario nos cediese un balcón y se encargase de los tres voluntarios para explicar la corrida.

4- Proyecto Vuelta a la escuela

4.1 Descripción

Ante la dificultad de organizar de manera global un programa de acceso del mundo del toro en las escuelas, proponemos una acción que se organice de manera individual pero de forma concertada.

Así, un día al año los profesionales del mundo del toro que se adhieran al programa organizarán en su propio centro educativo en el que estudiaron de niños una actividad educativa. El mismo día decenas de profesionales del toro impartirán una actividad educativa en sus colegios.

La actividad tendrá que ver con el toro y los valores medioambientales asociados: ecosistemas, sostenibilidad, fauna y flora, etc.

4.3 Material educativo

La FTL, dentro de esta línea de trabajo del ‘Programa Víctor Barrio’, elaborará una serie de materiales educativos para que los centros escolares que reciban la visita del torero (profesor por un día) puedan preparar adecuadamente el tema.

Así, la FTL, junto con especialistas en programas educativos, elaborará en primer lugar una “guía para el profesor”. Esta guía tratará en profundidad el tema del toro bravo y su componente medioambiental, incardinándolo dentro del currículo escolar en sus diferentes etapas.

También se preparará la “guía del alumno”, adaptada a las diferentes etapas, que se repartirá entre todos los alumnos. Esta guía tendrá una serie de atractivos recursos educativos, para que los alumnos aprendan los contenidos relacionados con el toro bravo de forma amena.

La FTL preparará y editará estos materiales educativos, que pondrá a disposición de los colegios que se adhieran a la actividad de manera gratuita.

El torero hará junto con el profesor de maestro por un día, explicando a los alumnos todo lo relacionado con el mundo del toro, dando pie a tratar otros temas relacionados con el toro.

4.4 ¿Qué día?

La actividad se realizará en un mismo día, aún por determinar, entre los meses de enero y febrero.

En esas fechas los profesionales del toro han terminado normalmente la temporada americana y se encuentran entrenando para la siguiente temporada, normalmente cerca de sus lugares de origen, de los colegios en los que estudiaron.

Es importante que sea un mismo día para que suponga un gran impacto mediático, que ayude a normalizar la presencia de los toros, una actividad cultural legal, en los colegios.

6- Otras actividades

El ‘Programa Víctor Barrio’ acometerá otras actividades con el tiempo, tales como:

Relaciones con las instituciones

El programa trabajará con las instituciones para estudiar las maneras de hacer más accesible la tauromaquia a los niños.

Club Infantil Taurino

Se promoverá el desarrollo de un gran Club Infantil Taurino cuyos miembros puedan aprovecharse de determinados beneficios. El objetivo: que los más pequeños tengan mayor facilidad para asistir a festejos taurinos.

Becas

Si bien el ‘Programa Víctor Barrio’ está centrado de manera fundamental en los más pequeños, también quiere apoyar a los que dan sus primeros pasos en el difícil y costoso mundo del toro.

Así, se concederán ayudas anuales en material taurino (trastos, vestidos…) que ayuden en los primeros momentos a quienes se van a dedicar al toro.
Monumento

El ‘Programa Víctor Barrio’ contempla la realización en Sepúlveda de un monumento en memoria del torero.

7- Financiación

El ‘Programa Víctor Barrio’ se financiará de manera inicial gracias a las donaciones realizadas por los toreros Enrique Ponce, David Mora y Alberto López Simón en varios festejos de 2016.

También por la donación de la Gala Toromundial 2017 celebrada en Guadalajara.

Todas las anteriores cantidades, así como otras previstas, han sido donadas a la FTL con el concepto ‘Programa Víctor Barrio’ para poder comenzar a ejecutarlo.

A partir de hoy queda abierta cualquier vía de financiación, tanto pública como privada, para que el ‘Programa Víctor Barrio’ tenga permanencia en el tiempo, ampliando incluso su rango de actuaciones. Se pueden hacer donaciones en dinero a través de la cuenta de la FTL, poniendo en el concepto ‘Programa Víctor Barrio’, así como en especie, es decir, material para realizar los talleres, voluntarios que quieran ayudar en la organización de las actividades y proyectos, trastos de torear, objetos para sortear…

8- Relación FTL y ‘Programa Víctor Barrio’

El ‘Programa Víctor Barrio’ es una iniciativa surgida de los familiares y amigos personales del matador de toros segoviano con el objetivo de continuar con el legado y la memoria de su torero, un profesional del mundo de toro que siempre se preocupó por transmitir los valores de su profesión, así como de enseñarla, especialmente entre los más pequeños.

Desde novillero organizó actividades por toda la geografía, especialmente en Castilla y León, para promocionar la tauromaquia. Según sus propias notas, es la única forma de hacer ver nuestra pasión al resto de la población con normalidad, transmitiendo nuestros conocimientos a quienes los desconocen y ayudándoles a acercarse a este arte mundial. No se puede odiar, ni tampoco querer, algo que no se ignora en absoluto.

La Fundación del Toro de Lidia tiene como fin, fomentar, conservar, mejorar, defender, promover, divulgar el toro de lidia y la tauromaquia, como cultura y disciplina artística, en todos los ámbitos, aspecto material e inmaterial y sectores, facilitando y velando por el derecho de todos a su conocimiento acceso y libre ejercicio en todas sus manifestaciones.

Siguiendo sus estatutos, la Fundación Toro de Lidia ofrece su estructura organizativa y sus medios personales para poder hacer realidad el ‘Programa Víctor Barrio’, una línea de trabajo que irá de la mano con un objetivo común: enseñar a la sociedad del siglo XXI qué es la tauromaquia para poder disfrutar de ella con libertad.